Nuestros limones te cuidan a ti y al medio ambiente.

En Frutas Poveda sentimos un compromiso con el medio ambiente. Por ello contamos con 2.500 metros cuadrados de placas solares. Esto supone una gran oportunidad para garantizar una doble sostenibilidad, tanto a nivel empresarial como en el cuidado del ecosistema. El rendimiento medio actual en nuestra empresa es de un 35% de autoconsumo y nuestro proyecto futuro es ir incrementando la inversión en esta energía renovable.

A continuación os dejamos algunas de las razones por las que continuar apostando por la implementación de placas solares en agricultura:

Es una fuente de energía limpia en la que no se produce la emisión de ningún contaminante ni se genera un impacto medioambiental negativo.

Es una fuente inagotable y se renueva continuamente, a diferencia de energías como el carbón, el petróleo, el gas o la energía nuclear. Además, se adapta a los ciclos naturales y permite el desarrollo y uso de energía sin perjudicar a las generaciones futuras.

Las áreas más productivas para la energía solar son los terrenos agrícolas. Y es que los terrenos de cultivo son perfectamente combinables con la integración de placas solares. Además, debemos entender que estas tierras están escogidas por su fácil acceso y por la abundante radiación solar que reciben.

Ciertos cultivos funcionan mejor cuando se encuentran a salvo de la luz directa según asegura un estudio de la Universidad de Oregón.

La vida útil de estos paneles es de 25 años por lo que se convierten en una de las mejores alternativas a largo plazo por su resistencia en el tiempo. Además, su mantenimiento es sencillo, ya que consiste únicamente en la limpieza superficial de los paneles y en la comprobación de las uniones.

Es una energía potencialmente competitiva, es decir, es más barata que las energías convencionales y progresivamente el coste sigue reduciéndose. Por lo tanto, ofrece una ventaja medioambiental pero también económica.

Este proceso no genera ruido, mientras otro tipo de generadores (como el de energía eléctrica convencional) sí lo hacen.

Es compatible con otros tipos de energía lo que permite realizar una instalación progresiva a las empresas para poder hacer frente al cambio, reduciendo riesgos económicos.

Según Energías Renovables Info, «la superficie terrestre recibe 120.000 terawatios de irradiación solar, lo que supone 20.000 veces más potencia de la que necesita el planeta al completo”.