En otoño estamos de enhorabuena y es que, el limón, una de nuestras frutas favoritas, está de temporada. Por ello, vamos a incluirlo en algunas recetas de nuestro día a día para obtener todos sus beneficios como, por ejemplo, en la receta que os traemos hoy: pollo con crema de limón

Pollo asado con crema de limón y espinacas

El pollo asado es uno de los platos que más consumimos de cara a Navidad. Seguramente ya sabes cómo hacerlo pero, ¿alguna vez has pensado cocinarlo con crema de limón y espinacas?

Para empezar a hacer esta receta toma nota de todos los ingredientes para que no te falte ninguno a la hora de cocinar. Los ingredientes que ponemos a continuación están pensados para 2 personas.

  • 2 cuartos traseros de pollo
  • 200ml de nata para montar
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1 limón
  • 2 puñados de espinacas
  • 2 patatas
  • 2 cucharadas de queso parmesano rallado
  • 1 cucharadita de tomillo
  • 2 nueces de mantequilla
  • sal
  • pimienta
  • pimentón

Una vez preparados todos los ingredientes nos ponemos manos a la obra siguiendo uno a uno cada paso para hacer un plato delicioso. Ya verás qué sencillo es.

  1. Primero salpimentamos bien los 2 cuartos traseros y los ponemos a dorar en una cazuela con la mantequilla.
  2. Una vez se hayan dorado, añadimos el pimentón, removemos bien y retiramos el pollo.
  3. A continuación, pelamos y cortamos las patatas en láminas finitas y las ponemos en la misma cazuela en la que hemos dorado el pollo para aprovechar su grasa y la de la mantequilla, y doramos las patatas.
  4. Después, añadimos el vino blanco y rehogamos hasta que se evapore.
  5. Una vez evaporado el vino, añadimos la nata, el zumo de limón, el queso parmesano y el tomillo. Probamos para ver si está al gusto de sal y llevamos a ebullición; entonces, incorporamos las espinacas y dejamos reducir.
  6. Para terminar, añadimos el pollo y horneamos todo a 225ºC durante 30 minutos.

La forma de presentar es libre, pero sí dejamos una pequeña recomendación: que cada ración vaya acompañada de un buen trozo de pan para poder mojar. ¡Os vais a chupar los dedos!