Calor, mayor sequedad y falta de lluvias, ¿cómo podemos proteger el campo de las altas temperaturas para que nuestros cultivos tengan un crecimiento más óptimo? Es la pregunta del millón de todos los agricultores, por eso en Frutas Poveda podemos darte algunas recomendaciones para que esta misión sea un poco más efectiva.

Es evidente que del sol se nutren las plantas, pero los excesos nunca traen nada bueno. Por mucha capacidad de adaptación que tengan las plantas de temporada que estemos cultivando en nuestros campos, las olas de calor que nos trae el verano puede tener distintos efectos perjudiciales en las plantas. Quemaduras, necrosis apical o pérdida de calidad de los frutos, son algunos de ellos.

Medidas para combatir las altas temperaturas en el campo

Nos debemos preocupar especialmente cuando las temperaturas superan los 35º grados y los cultivos se encuentran en periodo de maduración, lo cual  puede echar a perder los cultivos o provocar un aumento de plagas. Dos consecuencias nada agradables que debemos evitar a toda costa. ¿Cómo lo hacemos?

Para empezar, antes de llegar a estas temperaturas, es aconsejable abonar abundantemente las tierras para fortalecer el cultivo y que las plantas crezcan más sanas y resistentes a plagas y enfermedades. El sustrato es necesario para que las plantas retengan la humedad durante más tiempo. No obstante, hay otras indicaciones para evitar lo que venimos comentando.

  • Aumenta la frecuencia del riego, sobre todo en las horas de más altas temperaturas. Otra posible solución es propiciar un riego más abundante en las calles de cultivo que pueda amortiguar este efecto térmico.
  • Utiliza mayor sombreado en los invernaderos o mallas de sombreo agrotextiles de fibra natural o de materiales que mejoren las resistencias solares.
  • Recurre al suministro de fertilizantes agrícolas para evitar la necrosis apical de las plantas e incrementar sus niveles de calcio.
  • Haz hincapié en la nutrición y en la bioestimulación de las plantas, esenciales para superar las adversidades del calor y aumenta el equilibrio de la fotosíntesis.
  • Utiliza insecticidas naturales compatibles con organismos de control biológico para hacer frente a las posibles plagas.

¿Te ha servido de ayuda o ya conocías estos pequeños remedios?