Albaricoque

El albaricoque varía su color —por lo general anaranjado—y tamaño según la variedad, pero todos presentan una piel aterciopelada y una pulpa de color amarillo, gruesa y jugosa. Los sabores, al igual que su aspecto, varían en función del tipo de albaricoque, por lo que algunos presentan un sabor más dulce y otros más agridulce.

En la cocina los albaricoques se consumen principalmente en los postres, bien como fruta fresca, como ingrediente en elaboraciones de tartas, helados o en orejones, simplemente dejándolos secar. Se trata de un alimento con muy pocas calorías que aporta al organismo vitaminas y minerales por lo que se recomienda su consumo en todas las edades.

albaricoque _nm

Calendario

calendario-02