La ola de calor es el mayor temor de los agricultores a estas alturas del verano, ya que supone una amenaza para quienes viven del campo, especialmente para el cultivo de cítricos. Aunque es algo que ocurre todos los años, este 2017 se ha proclamado uno de los peores.

Según lo que publicó la Organización Meteorológica Mundial, las temperaturas de la primavera de este 2017 ya se habían elevado por encima de la media de este periodo desde 1965, mientras que el verano no se está quedando tampoco muy atrás.

En lo que respecta al cultivo de cítricos, estas altas temperaturas que sobrepasan la media en España afectan gravemente a la calidad de sus frutos, y en la Región de Murcia no va a ser menos.

¿Cómo afecta la ola de calor al cultivo de cítricos?

El exceso de calor afecta al cultivo de cítricos por el estrés que ello supone para sus árboles frutales, lo cual se traduce en graves problemas para el cuajado de los cítricos. Lo que ocurre es que se complica el desarrollo fisiológico de la planta y obstaculiza el normal proceso de desarrollo del cuajado. Es decir, que finalmente, como consecuencia, se acaban desprendiendo del árbol una gran cantidad de frutos cuando aún no están listos para ser retirados y se encuentran en una fase muy incipiente para ello. Este proceso puede llegar a ser verdaderamente desastroso para los cultivos.

En el anterior post comentábamos algunas técnicas para tratar de proteger el campo en las altas temperaturas, sin embargo, encontramos otra enorme consecuencia que hay que tener en cuenta.

Las olas de calor que estamos experimentando derivan en un mayor gasto de producción para el cultivo de cítricos. El calor conlleva una frecuencia de riego más alta al haber una mayor evaporación del agua en las plantas, mientras que, al mismo tiempo, se acelera la aparición de plagas y los agricultores debemos elevar los tratamientos que las frenen.  

Por tanto, desde Frutas Poveda recomendamos extremar los cuidados y tratar de evitar el desprendimiento de las frutas, duplicando los medidas aunque gastemos más.