El control biológico de plagas cada vez pisa con más fuerza debido a que los consumidores están poniendo mucho empeño en que los productos que vayan a consumir estén libres de residuos. Pero, ¿en qué consiste?

Qué es el control biológico de plagas

El control biológico de plagas es un método natural que consiste en la acción de organismos vivos que tienen la capacidad de reducir las poblaciones de una plaga. Estos “aliados” son los depredadores naturales de las plagas y son perfectos para deshacerse de ellas, ayudándonos así a desarrollar un mecanismo de agricultura sustentable. De este modo, reducimos el impacto perjudicial de la plaga restableciendo los niveles de control natural autosostenido que se dan en los ambientes nativos.

Si profundizamos un poco más en el tema, vemos que el control biológico de plagas se lleva a cabo mediante un conjunto de técnicas que regulan las poblaciones de seres vivos indeseables gracias a la introducción de otros organismos que los depredan. Es la globalización, el cambio climático y la falta de reposo de la tierra para el cultivo, debido al aumento de la demanda alimentaria por el crecimiento de la población, lo que hace que afecte de manera negativa al sector agrícola aumentando considerablemente las problemáticas por las plagas y enfermedades en el campo.

Estas nuevas plagas son mucho más difíciles de tratar y más resistentes, como es el ejemplo de la mosca de la fruta. Estas plagas, que pueden ser pequeños mamíferos, insectos o microorganismos afectan de manera negativa al desarrollo de los cultivos y, por tanto, ponen en peligro la capacidad de satisfacer la demanda actual alimenticia de la población mundial.

Es importante saber que en los cultivos hortofrutícolas, donde está más extendido el control biológico de plagas, existen algunos retos, como por ejemplo buscar solución a plagas emergentes que antes, debido al uso de productos de amplio espectro, no se consideraban importantes. Además, hay que mantener la alerta frente a las plagas o enfermedades que están presentes en otros países, pero que en un futuro podrán afectar a nuestros cultivos.