El limonero es uno de nuestros árboles frutales favoritos, puesto que nos da nuestro cítrico por excelencia: el limón. Pese a que estamos ante un árbol que no requiere de atenciones especiales, sí que puede tener algún problema que otro. Por eso, vamos a enumerar las plagas del limonero más importantes.

Plagas del limonero

Pulgones: este tipo de plagas aparece cuando la humedad ambiental es elevada y las temperaturas se encuentran sobre los 15 grados. Los pulgones son unos insectos de tamaño muy pequeño, no llega a 0,5 centímetros de largo, que se sitúan sobre los capullos florales y en las yemas. De esta manera no dejan que el árbol desarrolle hojas nuevas y hacen que los limones crezcan con deformaciones, lo que significa que no se pueden consumir.

Cochinilla algodonosa: esta plaga suele aparecer en verano, ya que es amante de las altas temperaturas y del ambiente seco y, a su vez, ésta es la época que las plantas aprovechan para crecer lo máximo posible hasta que llega el frío. Cualquier error en el cultivo llevará a la aparición de estos parásitos, encontrándolos en el envés de las hojas y en los tallos.

Araña roja: este parásito es un ácaro de tamaño muy pequeño, más o menos 0,5 centímetros, de color rojo, al que le favorece el ambiente cálido y seco del verano. La araña roja produce telarañas, mediante las cuales se traslada de una hoja a otra.

Estamos ante una plaga que no es muy peligrosa, pero sí que debilita mucho a las plantas porque se alimenta de sus células.

Minador de los cítricos: esta plaga daña los brotes tiernos de los cítricos. Es una oruga que vive en el envés de las hojas jóvenes debajo de la cutícula, capa impermeable más externa de las hojas, la cual les da cobijo y les sirve de protección. Se alimenta de jugos de brotes secándolos e impidiendo a los árboles renovar sus hojas y frutos.