Los cítricos son originarios del sudeste asiático y al expandirse su cultivo a zonas con clima distinto al originario, se ven afectados con bastante frecuencia por las heladas, como consecuencia de las bajas temperaturas, las cuales causan cuantiosos daños en la producción.

Especialmente en la Región de Murcia, estas heladas afectan en su gran mayoría a las plantaciones de limón, naranjas y clementinas. A pesar que son diversos los daños que provocan las bajas temperaturas a los cultivos citrícolas, existen dos que son los más agresivos y los que con más frecuencia se dan:

  • Los daños por enfriamiento, que se dan cuando las temperaturas están casi en los 0º. La actividad funcional de las plantas se reduce, es decir, se reduce la actividad fotosintética y con ello la velocidad de absorción del agua. Al absorber menos agua, las plantas se deshidratan, al igual que empieza una desnutrición de la misma debido a que, al reducirse la fotosíntesis, se ve incrementado el consumo de reservas acumuladas.
  • Los daños por la congelación de los tejidos, se dan cuando en los tejidos de los cultivos de cítricos se forman placas de hielo. Estas placas de hielo hacen que las plantas se rompan por dentro, provocando que cuando se deshielan, el contenido celular de la planta se vierta al exterior por las brechas causadas por la congelación, y también hace que la producción se deshidrate.

Así pues, las heladas pueden causar la destrucción de toda o casi toda tu producción de cítricos. Lo mejor es que protejas tus cultivos desde un principio para evitar males mayores.

Protección de los cultivos citrícolas frente a las heladas

Antes de que lleguen las heladas a la zona donde tienes la producción de cítricos, te recomendamos que sigas una de estas cuatro técnicas para protegerlos.

  1. Acolchados térmicos: Si se prevé que durante la noche o al romper el día, vayan a bajar mucho las temperaturas y puedan darse heladas, una muy buena protección son los acolchados con los que cubrirás los cultivos, manteniendo la temperatura dentro de éste unos 2 ó 3 grados más que en el exterior.
  2. Riego por aspersión: Sirve para aislar las plantas de las heladas cubriéndolas con una finísima capa de hielo que las protegerá de heladas mayores. Sólo se puede aplicar esta técnica durante el tiempo en el que la temperatura va de los 0º a los -1º, sino podría provocar el efecto contrario y causar daños en el tejido de las plantas.
  3. Mantener el suelo limpio y húmedo: A través del cuidado del suelo y manteniéndolo en óptimas condiciones, los cultivos de cítricos podrán absorber mejor el calor durante el día para ir desprendiéndose de él a lo largo de la noche.
  4. Productos protectores: Existe una gran variedad de productos en el mercado que ayudan a proteger a los cultivos de las heladas. No obstante antes de aplicarlos, debes estudiar bien sus indicaciones y las temperaturas bajo las cuales pueden hacer efecto.